Escúchame, libro:

.

Tú no vas a servir para nada más

que para abanicar a una mujer que pasará

la yema de su dedo por el canto de tus hojas

de tal modo que lo que hay en ti

arribará hasta la piel de sus labios.

Después quiero que vuelvas

y me lo comuniques todo.

.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: