The Children’s Book of American Birds, 8 – “El error”

-¡Una revista de papel!

-¿Cómo?

-¡Una revista de papel!

No sé si luego ponen el pdf para descargar, pero esta es una revista de papel y una revista excelente en forma y contenido (creo que Murders & the ROE estuvimos en el número 5 o así).

Pues sí, una gran revista, y un ejemplo a seguir.

Estoy hartísimo de Internet 2.0. Este blog no va durar mucho. Internet 2.0, la blogosfera, todas las (irónicamente) llamadas redes sociales fomentan estructuralmente la pasividad. En la 1.0 navegaba. Ahora me limito a leer mi feedreader. Y está el asunto de la digitalización de textos y su tráfico web… Yo sólo quiero publicar en revistas de papel o en revistas 1.0. Y si es gratis, prefiero que me inviten.

Fue bueno lo de los blogs por un rato. Pero se va a acabar. Y no para mal, al menos en mi caso. Los leteos me parecen visionarios en este sentido.

The Children’s Book of American Birds, 8

 

“El error”

Con los escritores:

Nacho Abad, Pablo Andrés Escapa, Brute Bacharach, Sonia Betancort, Antonio Colinas, Miguel Ángel Curiel, Miguel Espigado, Juan Carlos Jiménez, Raquel Lanseros, Rubén Lardín, Alberto Olmos, Tomás Ortega, Miguel Paz Cabanas, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Silvia Sánchez, Sergio Santa Cruz, Rafael Saravia y Alberto R. Torices

 

E ilustraciones de:

Raquel Aparicio, Mario Pérez Arias, Toño Benavides, Ana Bustelo, Jorge Consuegra, Cristina Daura, Zoel Forniés, Miguel Ángel Martín, Clara Mata, Marisa Morea, Natalia K, Andrea Nicolau, Plujàcida, Eduardo Rubio, Francisco Tapias, Yago Van Der Wel y Ana Viñas

 

Portada:

Beatriz Vidal

 

 

 

http://www.clubleteo.com/

leteo@clubleteo.com

 

Y además…

Anuncios

5 comentarios

  1. Tengo alguno de esos pájaros y son ejemplares. Me dejaría no ya invitar sino raptar por ellos. Pero a lo que voy:
    I formally request you for more info on the announced forthcoming issue, and be sure it is an issue, that you’re pointing out in your post. Please be so kind to extend your reasons whether for all folks or on a private basis.
    Thanks.
    Lets get our asses wet, mate.

  2. Sí, Leo. Sobre todo y ante todo tengo que decir que para los lectores de este blog, sobre todo me refiero a los habituales, entre los que estás tú, solo puedo tener palabras de agradecimiento, que proceden directamente de lo que siento.
    Hace meses ya me arrepentí de haber publicado en exceso en Internet, por distintos motivos, como la precipitación a la hora de hacerlo. Por ello, decidí que si publicaba en Internet lo haría sobre todo en mi blog, donde lo tengo todo “controlado”.
    No voy a cerrar el blog, creo, pero sí eliminaré muchas entradas pasadas para que vuelvan al estatus de inéditos.

    No se me escapan las bondades revolucionarias de los blogs, como decir lo que te salga de los cojones inmediatamente sin tener pasar por la doma cular que conduce a las páginas de un periódico cualquiera, sino sólo por el cedazo de tu propio sentido. Pero no hago más que constatar la derrota de todo esto, sobre todo en cuanto a la literatura no estrictamente crítica o periodística. Veo que el único criterio de valor sigue y seguirá siendo el poder. En una editorial grande tu libro será “mejor”, y será leído y contará en las listas. Hay una jerarquía de ligas que es la que sanciona la calidad en literatura. Todos sabemos que siempre ha habido excepciones; es más, sabemos que la lucha por el poder consiste en monopolizar fenómenos, como la fe o la inteligencia, de modo que sean sancionados y controlados por tu organización y no por otras, y que las excepciones no es que lo sean -no son excepciones en cuanto a la calidad (perdón por usar esta palabra)- sino que son los casos de gente que no ha querido, no ha sabido o no ha podido cobijarse bajo esas organizaciones sancionadoras. Desde luego, yo puedo prescindir de estas sanciones si no sancionan lo que dicta mi sentido; quiero decir: puedo vivir sin ser leído abundantemente. Pero ahora viene la segunda parte. En esa jerarquía de ligas, que es la estructura del poder sancionador, también entran los blogs, y los blogs están en lo más bajo, donde en teoría no hay sanción jerárquica sino horizontalidad. Vuelvo a decir que no se me escapan las virtudes de esto; la idea es cojonuda: la horizontalidad, pero falsa: los blogs están en la base del sistema y pertenecen a él. Y constato que los blogs se utilizan a conveniencia de cada cual según la jerarquía estructural dada. Por encima del blog está el libro, de cualquier editorial. Fíjate en los más listos (no los más inteligentes o los mejores) y verás que sus blogs son soportes para promocionar sus libros, y que esa promoción no consiste en estar todo el día haciendo anuncios, sino en estar visible y en estar relacionado (aunque los más relacionados no necesitan blog); y, sobre todo: esa promoción no consiste en publicar su trabajo en sus blogs, en absoluto: fíjate, de nuevo, en los más listos (no los más inteligentes ni los mejores).
    Cuando digo listos no quiero menospreciar a esta gente. Saben lo que hay y tienen la lucidez de saberlo y el autocontrol de asumirlo.
    Luego, quizá he extendido demasiado el modelo de lectura 2.0 a partir de mi experiencia. No puedo hablar por los demás, aunque pienso lo que decía: que es un modelo estructurado, reglado, y un continente para que nosotros le pongamos el contenido (nos dejan la plantilla) mientras ellos se forran y, sobre todo, deciden cómo será la póxima plantilla multiplicada por millones que dará forma a nuestras relaciones. Soluciones. Nos dan soluciones, para nuestras supestas necesidades. Yo me he vuelto menos aventurero. No navego. Leo blogs que me interesan, aunque a veces me pregunto: ¿Por qué cojones estoy leyendo este blog si no me cuenta nada interesante? Y concluyo que es sólo por inercia, como mucho para estar al tanto de lo que se cuece en mi entorno. Pero ¿qué entorno? Sinceramente, salvo por las excepciones que, por lo general, coinciden felizmente –y esto ha sido un gran paso adelante para mí y un motivo de felicidad- con los lectores asiduos de este blog que también son escritores, me siento muy desligado de ese supuesto entorno.

    Tenemos que encontrar un equilibrio entre el sano intercambio comunicativo de lo que hacemos y el valor que le damos a ambos factores. A esto se reduce todo.
    Que vaya a re-ineditar entradas no significa que no vaya a ir publicando más inéditos (además, la verdad es que últimamente suelen ser cosas recién escritas o muy recientes), que luego re-ineditaré asimismo.

    Así que no me hagas demasiado caso. Ha sido un poco pataleta. No sé si un auténtico issue. Aunque quizá sí. Estoy un poco “rayado”.

    Un abrazo.

    P.S.: Sólo por si acaso: siempre he admirado la forma de hacer las cosas de la gente del Club Leteo: discreta, seria, independiente, amable, generosa, elegante. Y nada falta de pasión.

  3. Tienes unas pataletas muy sesudas, y congenio con un alto tanto por ciento de tus sesos expuestos. Sabes que mi blog es distinto y que me la trae al pairo todo porque en realidad no hago lo que realmente me gustaría y soy bastante cobarde en ese sentido, pero no dejo de sentir en ocasiones algunas de las cosas que has explicado, sesuda pero claramente en esta pataleta tuya, o en la glosa de la pataleta. Yo, con total sinceridad, te digo que me alegro de que a pesar de todo no cierres el blog y, otra cosa, las jerarquías no es solo que haberlas hailas si no que haberlas habereilas siempre, no sé como podremos luchar algún día contra ellas sin inventarnos una nuetra y cagarla de veras, pero mientras tanto disfrutemos de estar fuera de ellas, que también tiene su parte cojonuda (e incluso acomodaticia).

  4. Por un lado: me alegro que tu blog no vaya a cerrar.
    Entiendo muy bien lo de querer tener controlado lo que publicas y yo también “inedito” textos en ocasiones por diferentes motivos.
    Por otro lado: VL Mora en este texto entre paréntesis (http://vicenteluismora.blogspot.com/2009/06/conferenencia-sobre-blogs-y-literatura.html ) apunta a lo que yo entiendo como deseable estatus de los blogs en el panorama literario. Rigor, seriedad, intensidad, etc., en la elección de los contenidos elaborados (ya ves, en la línea de JM que dice de internet que es una región ocultamente furibunda, toma ya). Si bien esto no es siempre posible, aparte de por lo obvio y que es lo mismo que lo siguiente, por la propia presión que ejerce el ‘ahora’ en la blogosfera puesto que hay que mantenerse constantemente en emisión (aquí sí hay dicotomía broadcast-publication) ya sea cada día, cada tres o una vez a la semana pero hay que estar ahí. Y eso es muy complicado en los terrenos más propiamente considerados como de creación, o yo lo entiendo así, y no tanto en los blogs de crítica o de crónica u opinión periodística que son tanto o más, no seré yo quien afirme lo contrario, complicados (y también son de creación, vale), pero donde, sin duda, reconocemos ciertas pautas y normas establecidas, ya sean sistemáticas, deontológicas u otras (ahora que lo pienso esto también se da en los otros lares pero no esperarás que borre lo escrito).
    El caso que tengo más cerca lucha por constituirse en unidad válida a cualquiera que se arrime al blog desprejuiciadamente dentro de ese “nuevo” formato literario y transitar por allí con descaro y en libertad, y a veces me parece lograrlo y otras tantas, o más, no (no estoy libre de dejadez y hastío ocasional), pero te puedo asegurar que cuando trabajo en él lo hago con mucha dedicación. Aunque creo que tengo que realizar bastantes cambios y algunos están muy relacionados con lo que apuntas de la intrincada erótica del poder “literario” (hay que joderse con esto: todo internet para nosotros y venga a jerarquizar, arrimarse, denostar: jauría que somos una jauría). No soy un listo, ni listo, más bien soy bastante tonto, qué le vamos a hacer, por no dedicarle más horas a mis proyectos de literatura ‘tradicional’ y menos tiempo a escribir en internet y a leer blogs y revistas digitales (curiosamente, leo cada vez también más libros); ahora, te digo, existen blogs, o lo que gente como VLM desean entender como blog, de escritores que son auténticas patatas acuosas, o sea tal cual como tú los defines: simples plataformas de promoción o relación con la peñita que los sigue o sus congéneres y donde también cabe refreír todo lo que van publicando en prensa o por ahí. Al hilo de esto leía hace un tiempo a Eloy Fdez Porta en una entrevista, creo que en el blog de Ibrahim B., maravillarse ante las capacidades de otros escritores de mantener un blog y a la vez seguir escribiendo y publicando por vía ordinaria como si tal cosa.
    Yo creo que lo pillé.
    O sea que si lo hacemos lo hacemos bien.
    No sé qué más iba a decirte, pero bueno, creo que esto ya es bastante largo. No añado más.
    Buenas noches.

  5. En fin… Gracias por vuestros comentarios. Todo esto (la vida) es un gran circo. La seriedad, el conocimiento…, una gran broma (mundial, histórica, mucho más allá de la literatura). Me remito al absurdo escrito en “Brujerías”, Terrorizer (Eclipsados, 2009), je, je.
    Besos con lengua,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: