DJ Murders

 

Llevo un tiempo queriendo escribir algo sobre la música que pongo en el blog, sobre la música que me gusta…, sobre la que pongo y no pongo…, sobre lo que significa para mí… Este es un buen momento.

El otro día me puse escribir algo sobre la música heavy y su posición en la “escala de valor cultural”, por decirlo así, pero el texto se me empezó a poner irónico, después sarcástico, luego cruel, y finalmente sádico, así que lo borré.

Cuando estoy hablando con alguien, o cuando voy por la calle y leo o veo algo, suelo asociarlo automáticamente con una canción o con un fragmento musical. Esto es herencia directa de mi madre, que hace lo mismo.

 

…Miles de rodeos…

 

La cuestión es que, a veces, en este blog he hecho comentarios musicales de ese tipo, es decir: tras haber escrito algo, he puesto después una o varias canciones que de alguna manera “comentaban” el texto precedente. Ese “comentario” extiende, abunda o simplemente conecta de algún modo impreciso, simple o complejo, el sentido de la música y el texto, en el contexto del blog, en el contexto de mi persona, en el contexto cultural, etc., de modo impreciso, cambiante, incalculable, imprevisible, ¿multidimensional…? Quiero decir que si un texto me dejase un sabor de menta en la lengua, por ejemplo, o una impresión de vastedad, de soledad, de alegría, o de lo que fuera, luego podría poner una canción que me dejase un sabor o una sensación parecida, pero también diferente, compensatoria o simplemente complementaria.

Pero además, otras veces, no tiene nada que ver un cosa con otra, y pongo una canción sólo porque me apetece escucharla y compartirla. Muchas veces son cosas que hacía tiempo que no escuchaba y que gracias al pirateo sin fin de Internet puedo volver a escuchar. De todo lo que escuchaba cuando tenía dieciséis años, pongamos por caso, hay mucho que me sigue gustando, y no creo que sea una cuestión de nostalgia. Sí es una cuestión sentimental, de educación sentimental, porque no tiene nada que ver la intensidad de la percepción de un niño o de un adolescente con la de un adulto. Yo no veo el Rock como rito de paso de la adolescencia a la madurez, como sostienen algunas personas que piensan, y no lo veo así precisamente porque también lo he visto así, cuando lo he vivido y cuando me he sumergido en todo ello sin sumergirme nunca del todo en “el rito”. Para mí ha sido sobre todo una fuente de placer estético, artístico. Está claro: tienes quince años, estás en tu habitación, tumbado en la cama boca arriba y escuchando un disco. Pues como si estás leyendo una novela.

Todo este rollo sólo porque me apetece poner un tema (en realidad me apetece poner varios, muchos) de un disco que me gustaba y me gusta un huevo pero que, aunque lo tengo en casa, en vinilo, hace tiempo que no escucho. Es un disco de un grupo alemán de Speed Metal, del 86. Evidentemente no es un derroche de intelectualidad ni de arte fino, pero a mí me flipa. Lo único un poco flojo son los solos de guitarra, pero tampoco hay muchos. Me encantan los temas, muy rockers, la base rítmica, la voz del tío, con ese acento alemán…, en fin, sin más comentarios que compartir algo que me gusta y me hace sentir bien, lo que, por otro lado, es la tónica general de este blog (qué paja mental).

Y sobre el Heavy en general, diré sólo que para disfrutar de ello –de lo bueno, claro, porque como en todo hay mucho insufrible o que no coincide con tu gusto- hay que tener cierto sentido del humor, del tipo que te hace sonreír o reír con las cosas de la vida y no reírte de ellas sin ellas. Pero también puede no gustarte en absoluto. No ir con tu sensibilidad.

 

Por cierto: lo digital es una mierda. Los discos de vinilo suenan mucho mejor. Lo digital es una forma de triunfo de lo material sobre lo espiritual. Socorro, Kandinski.

 

Al loro con el final del tema Chainsaw Masacre, es como Bukowski rascándose los sobacos.

Y el baño de clamor en Absolute banger…, eso es amor al Rock and Roll.

Y el orgasmo anfetamínico en I Wanna F…k ya… Un descojono.

 

Están aquí debajo.

 

Welcome to…

 

 

Santan’s…

 

 

Defloration…

 

 

Incorporated.

  

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: