Archive for 9 septiembre 2008


septiembre 9, 2008

 

Manic Street Preachers, Little Baby Nothing, Genneration Terrorists (1992)


septiembre 9, 2008

 

Manic Street Preachers, Motorcycle Emptiness, Generation Terrorists (1992)


septiembre 9, 2008

 

Manic Street Preachers, NatWest-Barclays-Midlands-Lloyds, Genneration Terrorists (1992)

David Murders Tribute, por Aíto
septiembre 5, 2008

 

Enciendo la tele, busco desesperadamente el canal.
¡Dónde coño estás!
¡Por fin!, el combate ya ha comenzado.
Al de calzón rojo, le acaban de abrir la ceja,
la sangre salpica al público de la primera fila.
‘’Esa rubia siliconada se ha puesto cachonda’’
¡mierda! ¡mierda! ¡mierda!
El de calzón rojo ha caído, no se levanta.
¡Joder! el árbitro ha levantado el brazo del de calzón blanco.
Me van a romper las piernas, o me cortarán los dedos de las manos.

Suena el teléfono:
-¿Sí?
-Me debes mucha pasta.
-Ahora no tengo dinero, pero te pagaré, te lo juro.
-Ya sabes lo que toca.
Clock-Pi-pi-pi-pi-pi.

Desde entonces no he vuelto a apostar…
Ni he vuelto a tocar la guitarra.

 

Este texto me lo encontré en el buzón de correo uno de los pocos días de agosto en que me conecté. Me lo enviaba mi amigo Aíto, que, en principio, no es escritor (ni entrenador de baloncesto). El caso es que aparte de parecerme un texto más que notable, sobre todo, aunque no sólo, si tenemos en cuenta que ha sido escrito por alguien que, en principio, no se dedica a dar a la tecla, me gustó (y cada vez me gusta más en las relecturas: buen asunto), me pareció muy atinado en toda su violencia glamorosa y, como es lógico, al provenir de un amigo, también me enorgulleció especialmente.
Así que muchas gracias de nuevo, Aíto.


septiembre 2, 2008

 

Slayer, Live Undead, South of Heaven (1988)

Reapertura
septiembre 1, 2008

 

A ese último post sobre El Crack-Up le iba a seguir otro –éste– titulado “Y a mí qué cojones me importa” en el que hablaría algo del libro en un texto ambientado en la playa de Ondarreta, en Donosti, con el sonido de ambiente de una señora joven muy pija seseándole a voz en cuello a otra las contrariedades que le estaba causando la inflación en la cesta de la compra y en la cuenta bancaria a día 5 de agosto y con todas las vacaciones por delante. ¡Ah, el estilo vocal alegro, desenfadado y deslizante del auténtico pijo, ese heredero y bon vivant de la superficie!
Pero lo que escribí allí en la playa me llevó a otras cosas y, sobre todo, conforme pasaban los días, fui despegando y desplegando dedos y brazos y cayendo más y más hacia atrás sobre una inmensa nube de algodón de dulce olvido de todo lo relacionado con mi blog e Internet en la que me hundía desnudo al calor del sol y el mitigante efecto contrario de la brisa marina. Por supuesto, he leído, y con gran placer y provecho, otros libros últimamente: De lo espiritual en el arte, de Kandinsky, recomendado por la misma persona que llevaba tiempo recomendándome asimismo El Crack-Up, mi hermanico Vito, a quien el post anterior estaba dirigido como un sms de largo y lento recorrido pero impactante llegada; Nocilla Experience, de Agustín Fernández Mallo, que me ha gustado muchísimo más que su anterior entrega nocillosa; Rascacielos, de J.G. Ballard; una recopilación de poesía china llamada Poesía China Elemental, cuya editorial y compilador-traductor no recuerdo ahora; un excelente minipoemario de la poeta valenciana Estel Julià que es un extracto, traducido por la propia Estel al castellano, de sus poemas en catalán incluidos en la Antología del Taller de poesía en valenciano de la UPV (2007/2008) (Universidad Politécnica de Valencia, en prensa) y que Estel me regaló en Bilbao, en primicia, hace unos días mientras tomábamos algo y hablábamos de poesía, de blogs y de mundillos editoriales, y last but not least, como le gusta decir a ella, Biografía del Hambre, de Amélie Nothomb, una autora a la que tenía ganas de leer después de haber leído algún comentario de David González y de haber seguido en su día la entrega (a Amélie) del premio Leteo 2006 en el blog del Club Leteo, de León, al que pertenecen autores como el hankover partner Nacho Abad o Alberto R. Torices (a cuya “segunda persona” se recomienda acceder desde la lista de enlaces, por ahí abajo), y que me ha deslumbrado y resucitado completamente. ¡Y eso que estuve a punto de dejar de leer después de las primeras páginas! Pero como eso mismo me ha pasado ya mil veces, afortunadamente seguí leyendo.
Como le dije a Estel el otro día, el 80 por ciento de lo que he publicado en Internet en los últimos dos años es prácticamente una porquería: bocetos mal hechos, fragmentos de cosas aún inexistentes, intentos fracasados, malos poemas escritos de un día para otro… Ha sido una pequeña locura, bastante divertida, eso sí. Por fortuna, aún quedan y quedarán los libros de papel, y mi primer libro, Terrorizer, completamente ajeno a todo esto, verá pronto la luz del día.
Así que, después de esa segunda canción en honor de Scott Fitzgerald y de esta nota de reapertura, vendrá un pequeño texto inédito a modo de celebración y anuncio de Terrorizer y la correspondiente y pertinente pieza-comentario-cita musical, ambas cosas como batir de tambores personal para ir poniéndome yo mismo, desde este extraño espejo diarístico en que se ha convertido este blog, en el mood apropiado de cara al nuevo y especial año que comienza hoy para mí, que siempre cuento los años de septiembre a septiembre.
Así pues, feliz año nuevo a todo pichirichi y saludos a discreción.

 


septiembre 1, 2008

 

The Cure, Bare, Wild Mood Swings (1996)